ULTIMAS NOTICIAS

22-4-2013 - La Plata sufrió la peor inundación de su historia

Aproximadamente 300 milímetros de agua cayeron entre el martes y la madrugada de ayer en la capital bonaerense.

Casi un centenar de muertos y más de 3.000 personas evacuadas fue el saldo que dejó un devastador temporal de lluvia que castigó ayer a la ciudad de La Plata y sus alrededores.
La escalofriante cifra de víctimas fatales, pertenecientes a La Plata, Berisso y Ensenada, fue confirmada por el ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, quien expresó su esperanza de que "este sea el número total" de víctimas fatales.
Por su parte, el ministro de Infraestructura bonaerense, Alejandro Arlía, informó que unos 50 mil usuarios permanecen sin luz, aunque  anticipó que esperaban reducir esa cifra a 20 mil a lo largo de la noche.
Horas antes, el gobernador Daniel Scioli había confirmado que hasta ese momento eran 46 las víctimas fatales, pero también advirtió que el número de fallecidos podría ser aún mayor.
Explicó que algunos de los decesos se produjeron porque la gente quedó atrapada en el interior de vehículos, o por electrocutación.
Las zonas de Tolosa, Villa Elvira, Ringuelet, Los Hornos y el casco urbano de la ciudad de La Plata resultaron los lugares más afectados por el temporal de lluvia.

Contener a las víctimas
Unos 36 centros de evacuados fueron alistados de urgencia en la capital provincial para socorrer a los damnificados por la inundación, que hasta las últimas horas de ayer alcanzaba la cifra de unas 3.000 personas.
Asimismo, unos 10 centros de donación fueron habilitados en la ciudad de La Plata.
Scioli también informó que junto con el ministro de Seguridad Ricardo Casal organizaron un "operativo policial" con más de 400 efectivos para esta noche, debido al pedido de la gente.
El gobernador bonaerense también indicó que van a "contribuir a la reconstrucción de todo lo que se haya perdido en este desastre natural".

Lluvia intensa
Después de que se reportaran hasta 300 milímetros de lluvia en dos horas, por parte del secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, se produjeron crecidas de hasta dos metros en varios barrios, al igual que en zonas céntricas de la ciudad.
"Se convirtió en una trampa mortal de la que algunos no pudieron escapar, tanta agua en tan poco tiempo", mencionó Scioli.

Rescate de inundados
Durante esta jornada, helicópteros y otros vehículos recorrieron todo el ámbito platense en búsqueda de personas que se encontraban desde la noche en los techos de sus casas, o inclusive en árboles.
"La prioridad ahora es la parte humana, evitar que aumente el número de víctimas", expresó el mandatario provincial con el tono dramático correspondiente la situación.
Por otro lado, el gobernador decretó un asueto administrativo y educativo para toda la ciudad de La Plata.
Los trabajos de asistencia a las víctimas, que incluían botes, eran desempeñados por personal de Defensa Civil, la Policía Bonaerense, la Gendarmería, la Prefectura y el Ejército, después que se constituyera a partir de la noche del martes un Comité de Crisis con autoridades provinciales y el secretario de Seguridad de la Nación Berni.

Desastre único
El ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal, indicó que el temporal se convirtió en un "desastre climatológico único en la historia de La Plata" y describió que el agua llegó a 1,60 metros, por lo que se trató de "una emergencia climática con resultados atroces".
El ministro admitió que cientos de familias pasaron la noche arriba de los techos, pero la situación fue llevadera gracias al clima cálido y sin lluvias que se registró por la madrugada.
La mayoría de las escuelas se convirtieron en centros de evacuaciones y ya se hablaba de pérdidas millonarias en hogares, automóviles e infraestructura en una ciudad que continuó durante esta jornada, en la mayoría de los casos, sin servicio eléctrico.

Solidaridad
La dramática situación de los vecinos platenses movilizó a todo el país, con colectas de organizaciones sociales, políticas, ONG`s y de la Iglesia.
Los docentes bonaerenses suspendieron las medidas de fuerza para que la escuela, como espacio publico, colabore en la ayuda a los afectados.

Desde los Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires y la Nación se distribuyeron alimentos, colchones y frazadas, que fueron entregados a los 33 centros de atención que contienen a las 3.000 personas evacuadas.